El comercio sufrió una fuerte caída en las ventas navideñas

Los menos afectados fueron los supermercados, que recuperaron parte de sus pérdidas
Alfredo Sainz
(0)
26 de diciembre de 2001  

Los comercios minoristas no tuvieron muchos motivos para festejar la Navidad. Tradicionalmente, la semana previa a esta fiesta es la más importante del año para la mayoría de los negocios, pero esta vez las ventas se derrumbaron entre un 10 y un 55 por ciento, según el rubro.

Los supermercados venían de sufrir los saqueos, que les provocaron pérdidas por cerca de US$ 100 millones, y los obligaron a cerrar la mayoría de sus sucursales el miércoles y el jueves. El viernes casi todos los puntos de venta volvieron a funcionar normalmente y, durante el fin de semana, el público se volcó masivamente a hacer sus compras.

Sin embargo, en las principales cadenas aseguran que el incremento en las ventas registrado entre el sábado y el lunes previo a la Nochebuena, no alcanzaron para compensar las pérdidas de la semana anterior.

"El fin de semana fue bueno en ventas, porque coincidió la fiesta de Navidad con el desabastecimiento previo, producto de los saqueos que obligaron a la mayoría de los negocios a cerrar sus puertas. Igual no alcanzó a compensar las pérdidas previas", explicó Gastón Wainstein, director de Relaciones Institucionales de Wal-Mart Argentina.

Según un relevamiento realizado por Coordinadora de Actividades Mercantiles Empresarias (CAME) -la entidad que reúne a pequeños comercios minoristas-, el último fin de semana las ventas de alimentos y bebidas registraron una suba del 15% en relación con el año pasado, pero las principales cadenas de supermercados señalan que el balance de toda la semana fue negativo.

"El aumento de las ventas del fin de semana no alcanzó para compensar el desastre de los saqueos y en promedio las ventas cayeron un 10%", coincidió el director de una cadena multinacional de supermercados que prefirió el anonimato.

Por su parte, el grupo chileno Cencosud -dueño de las cadenas Jumbo y Easy Home Center- informó desde su casa matriz de Santiago que hubo una caída de al menos 10% en las ventas de sus supermercados argentinos.

Sin clientes

En otros rubros donde la demanda es mucho más elástica, sin embargo, el derrumbe de las ventas fue mucho mayor y en algunos rubros, como calzado, artículos deportivos, indumentaria y restaurantes, las bajas alcanzaron o superaron el 50 por ciento.

"La conjunción del congelamiento de los depósitos, restricción de efectivo, los problemas con las tarjetas de débito y los saqueos provocó que se rompiera con el precepto de que diciembre siempre es el mejor mes del año", afirmó CAME, que realizó un relevamiento entre 53 cámaras y centros comerciales de la Capital Federal y de las Federaciones Provinciales. Entre los negocios más afectados por la crisis figuran las mercerías, cuyas ventas cayeron un 45 por ciento; disquerías (-40 por ciento), perfumerías (-40 por ciento), relojerías (-38 por ciento) y bazares (-35 por ciento).

En el caso del turismo interno, la baja fue del 35%, como producto de "las cancelaciones de viaje en un alto porcentaje", indicó CAME. Otros rubros como bijoutería y ropa de bebes y niños cayeron el 30%, aunque la baja en la actividad no alcanzó para disuadir a algunos comerciantes que remarcaron el precio de sus productos ante el temor de una devaluación.

"Muchos comerciantes, ante la incertidumbre sobre la continuidad de la paridad cambiaria, aumentaron sus precios en pesos hasta un 20% en las últimas 72 horas", indicó la entidad dirigida por Osvaldo Cornide.

CAME también alertó que "se suspendieron los créditos personales en pesos y aumentaron las tasas de financiación" mientras los electrodomésticos tuvieron una rebaja de sus precios en dólares en el orden del 20 al 30 por ciento respecto de los valores que tenían en diciembre del 2000.No obstante, este rubro registró una caída de ventas del 45%.

Los únicos beneficiados

Uno de los pocos rubros que pudo escapar a la recesión es el de los negocios de artículos de "todo por dos pesos" que, según CAME, esta Navidad registraron una suba del 10% en sus ventas.

La buena perfomance de estos comercios, según la entidad, es una muestra de la gravedad de la crisis actual, ya que, en gran medida, sustituyeron a los negocios tradicionales para la compra de regalos.

La recesión, además, también se hizo sentir entre las empresas fabricantes de artículos de pirotecnia.

Las cifras de heridos en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires por accidentes relacionados con la Navidad cayeron más del 30% este año en relación con las fiestas del 2000.

La baja se explicaría por la menor venta de cohetes y artículos de pirotecnia como producto de la situación económica que hizo mella en los bolsillos de la mayoría de los argentinos, que tampoco tenían mucho para festejar.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.