Suscriptor digital

El conflicto por regalías, en un callejón sin salida

Las propuestas del Congreso no lograron acercar posiciones entre Catamarca y Minera Alumbrera
(0)
26 de marzo de 2000  

Agosto de 1997. La minería local disfrutaba de un pico de inversiones y se preparaba para la inauguración de Bajo de la Alumbrera, la mina más grande construida en el país.

Pero en medio de la euforia apareció un nubarrón. Catamarca exigió a Minera Alumbrera, la operadora del proyecto, que pagara regalías superiores a las establecidas por la legislación nacional.

Pasaron más de dos años, y a pesar de las presiones del gobierno de Carlos Menem y de los inversores del exterior, la provincia no ha cambiado su posición.

En la compañía prefieren poner paños fríos sobre el asunto. "Nosotros no somos parte de ninguna controversia -destaca Julián Rooney, vicepresidente de Minera Alumbrera. Aplicamos el criterio establecido por la ley de inversiones mineras de la Nación y pagamos religiosamente las regalías."

Hoy, el pago por la alícuota ronda los US$ 6,5 millones anuales. "Si se mantienen los precios actuales, la cifra se elevará en un futuro cercano a los 7,5 millones", comenta el ejecutivo.

El secretario de Minería de Catamarca, Raúl Galarza, asegura que la provincia "sigue reclamando lo suyo".

Esto significa que, para Catamarca, las regalías deben ser calculadas como un 3% sobre el valor boca-mina del mineral, sin descontar los costos de producción. Para la ley nacional esos gastos deben ser tenidos en cuenta.

La diferencia entre una interpretación y la otra es de alrededor del 35% del monto a pagar, es decir, unos US$ 2,5 millones.

En los últimos meses, el Congreso intentó acercar una solución intermedia con la incorporación de dos artículos a la ley de inversiones mineras. En uno de ellos estableció que para el cálculo de regalías debían descontarse los costos de producción, excepto los de amortización.

En el otro, se creó un Fondo Compensador para el Desarrollo Minero, para financiar obras de infraestructura en provincias con yacimientos. El fondo se integraría con el 20% del impuesto a las ganancias pagado por las empresas mineras a la Nación.

Pero ninguna de las propuestas mostró resultados. Catamarca no adhirió a la nueva definición de regalías. Y el fondo fue vetado por el presidente Fernando de la Rúa poco después de asumir. Ahora se están buscando fuentes alternativas de financiamiento.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?