El escepticismo político ha dejado su estigma en los empresarios de EE.UU.