Opinión. El proyecto de ley de la oposición será un cepo a la creación de puestos