La crisis de Europa deja a sus automotrices a media máquina