La deuda en dólares golpea a las empresas en los países emergentes