La devaluación dejó al Big Mac más barato que en Sri Lanka