Ir al contenido

a fondo

La plata no vale nada
10 claves para proteger los ahorros frente a inflación

Especialistas dan consejos y estrategias para cubrirse ante la suba de precios

Texto: María Julieta Rumi

13 de julio de 2022

Incluso antes de que se produjera la traumática salida del ministro de Economía Martín Guzmán, los 47 bancos, consultoras e institutos que son parte del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que publica el Banco Central habían previsto una inflación de entre el 76 y el 79,2% anual, pero la aceleración de la semana anterior ya le hace pronosticar a algunos que podría estar en el 90% en caso de seguir con la inercia actual. Frente a este escenario, especialistas consultados por LA NACION dieron consejos y estrategias para que los argentinos puedan organizar consumos, inversiones y gastos.

x

1

¿Conviene comprar dólares?

Ante un escenario en el cual la inflación continúe aumentando y no se logre estabilizar -en el cual el peso perdería cada vez más sus funciones como moneda- claramente cubrirse en dólares es una alternativa. Es cierto que el dólar también está perdiendo poder adquisitivo (hay inflación en dólares en los Estados Unidos), pero continúa siendo una de las monedas más estables y la de mayor relevancia en el comercio internacional.

Ahora bien, algunos analistas como Christian Buteler y Salvador DiStefano señalan que hoy el dólar está caro. Si se observa el tipo de cambio real bilateral con Estados Unidos -que permite ver la relación en poder de compra del peso argentino con la moneda estadounidense- se observa que los $300 actuales del Contado con Liqui (CCL) equivaldrían a un tipo de cambio superior al de la salida de la convertibilidad en 2002 (a valores de hoy $265) y que sólo fue superado en octubre de 2020 a raíz de la fuerte emisión monetaria por la pandemia de Covid-19 (a valores de hoy alcanzó el equivalente a $360).

2

¿Es momento de hacer un plazo fijo?

Actualmente la tasa de interés nominal anual para un plazo fijo, regulada por el Banco Central (BCRA), está en 53% nominal anual (T.N.A), es decir que viene perdiendo contra la inflación y, de acuerdo con las perspectivas que presenta el Relevamiento de Expectativas del Mercado publicado por el BCRA, parece que, salvo que haya una nueva suba de tasas nominales, seguirá ocurriendo lo mismo.

Sin embargo, también existen los plazos fijos en UVA (Unidad de Valor Adquisitivo). La ventaja que tienen es que ajustan el capital por inflación; por lo tanto, garantizan no perder poder adquisitivo. Suelen pagar una tasa nominal anual que va desde 0,1% a 1%, y a esto hay que sumar la inflación del período. La desventaja es que hay que colocar como mínimo un plazo de 90 días. Existe la alternativa de los plazos fijos en UVA pre-cancelables, pero en caso de cancelación anticipada no pagan el ajuste por inflación, sino que abonan una tasa de interés preestablecida (actualmente en el 48% nominal anual).

3

¿En qué se puede invertir?

La respuesta a esta pregunta depende mucho de la personalidad del inversor, sus ingresos, el dinero que esté dispuesto a invertir y por cuánto tiempo. Según Manuel Oyhamburu, director de la Fundación Bolsa de Comercio de Buenos Aires y economista, aquellos que estén pensando en instrumentos ajustados por inflación podrían comprar Letras y o Bonos del Tesoro con cláusula de ajuste por CER (Lecer y Boncer) y quienes quieran asumir poco riesgo deberían colocarse en los vencimientos más cortos (agosto, septiembre y octubre). “Estos instrumentos tienen la ventaja de ofrecer un rendimiento por arriba de la inflación y al mismo tiempo tener mercado secundario; el inversor puede vender en cualquier momento. Obviamente, que tengan mercado secundario también implica que pueden bajar de precio, como ocurrió hace unas semanas con todos los bonos de la curva CER. Además, al estar indexados, presentan más riesgos que los instrumentos sin indexación. Más allá que sean emitidos por el soberano, ante una aceleración inflacionaria el riesgo de crédito se incrementa. En definitiva, estos instrumentos se pueden sugerir a aquellos inversores que crean que la inflación seguirá siendo alta (incluso más alta que ahora), pero se estabilizará”, explicó.

Otra forma de cubrirse de la inflación es comprar acciones de una empresa, ya que las compañías, además de tener activos como inmuebles, bienes de capital, etc., venden productos que ajustan sus precios acompañando el ritmo general y, por lo tanto, cubriendo parte de la pérdida del poder adquisitivo de la moneda. Adicionalmente, en BYMA (Bolsas y Mercados Argentinos S.A.) se presenta la posibilidad de comprar acciones de grandes empresas a nivel mundial a través de Cedears. De esta forma se puede seguir la evolución de una o varias empresas del mercado estadounidense (Tesla, Amazon, Apple, Facebook, Disney, o directamente el S&P500), a través de estos instrumentos. La ventaja es que es una forma de dolarizar la inversión. La desventaja es que las acciones son un instrumento con alta volatilidad, que, en ocasiones, en el corto plazo, puede dar lugar a pérdidas.

Otra opción son los fondos de inversión que tienen bonos y acciones de empresas de todo el mundo como el Balanz Performance III y los ETF (siglas en inglés de exchange traded funds), que cotizan en una bolsa de valores de la misma forma que una acción u otro título público. Su característica principal es que replica el rendimiento de otro activo, que puede ser un índice, un sector, un subsector, commodities o cualquier otro instrumento. Maximiliano Donzelli, Head of Research en IOL invertironline, recomienda el ETF de las economías emergentes (EEM).

4

¿Conviene tener deudas?

La respuesta sería que solo conviene tener deudas en pesos a tasa fija o subsidiada como las que habilitan programas como el Ahora 12 porque en un escenario de devaluación las cuotas se van licuando. A la inversa no conviene endeudarse en dólares porque en el futuro pueden ser más inaccesibles y/o caros.

5

¿Es momento de adelantar compras de bienes de consumo?

El economista que da consejos de inversión Jonatan Kon Oppel dice que, si uno está considerando comprar cosas por adelantado, tiene tres verificaciones previas a hacer: 1) ¿Es algo que igual voy a comprar en el futuro (por ejemplo, alimentos no perecederos) o es algo que solo lo estoy comprando porque creo que en el futuro va a ser más caro (un electrodoméstico no tan necesario)?; 2) ¿Es algo que mantendrá su valor y no me generará gastos de mantenimiento (por ejemplo, insumos para mi trabajo) o algo que perderá parte de su valor y/o me generará más gastos en el futuro (por ejemplo un auto nuevo)?; 3) ¿Es algo con precios "viejos" o su precio ya subió mucho más que la inflación? En cualquier caso, agrega que, mejor que comprar barato un bien de consumo, es ahorrar e invertir ese dinero.

6

¿Es momento de adelantar compras de bienes durables?

Obviamente que es recomendable para alguien que tenga que comprar algo, y puede hacerlo, que no espere. Sin embargo, no parece lógico comprar por comprar o endeudarse porque todo va a subir porque, por más que sea poco, las deudas llegado el caso deberán pagarse. Según Jonatan Kon Oppel, la decisión de comprar un auto, por ejemplo, no sólo no cuida el poder de compra de nuestros ahorros actuales, sino que afecta la capacidad de ahorro futura, ya que nos suma mayores gastos todos los meses por tener que pagar más de seguro, impuestos y hasta estacionamiento.

7

¿Es aconsejable comprar una propiedad?

Algo similar a lo que ocurre con los autos puede pasar con los inmuebles si se compran para vivir en ellos y no para alquilarlos y que generen un ingreso en el futuro. E, incluso en el segundo caso, hay que tener en cuenta que, si se planea venderlo más adelante, el valor de venta puede ser mayor o menor que al que se compró. Más allá de esto, Salvador DiStefano recomienda invertir en bienes, en especial inmuebles, mirando al 2024.

8

¿Es momento de modificar el presupuesto de emergencia?

Siempre es un buen momento para ahorrar, pero en épocas de incertidumbre se puede pensar en un presupuesto mayor ante la eventualidad de perder el trabajo. En general se sugiere tener un fondo de emergencia con inversiones muy conservadoras equivalente a 6 meses de los gastos fijos e inevitables que uno tiene todos los meses, que se puede llevar a 12 meses.

9

¿Qué hacer con las deudas contraídas?

En caso de ya tener deudas contraídas la licenciada en administración especializada en finanzas personales, Lucía Aguilar o @Luliinvierte, aconseja cancelar primero las que cobran más altos intereses. En general, son deudas con la tarjeta de crédito o de préstamos personales. Por otro lado, el ex vicepresidente del Banco Central, Lucas Llach, dice que, para quién tiene dólares, es un buen momento para cancelar un crédito en UVA. “La UVA a 35 centavos de dólar debe ser de los valores más bajos que tuvo. Por supuesto siempre puede haber oportunidades mejores, pero nunca se sabe”, afirmó.

10

¿Cómo se pueden conseguir ingresos extra?

Lucía Aguilar recomienda empezar a pensar en prestar servicios para el exterior porque eso habilita ingresos extra e internacionales. Estos trabajos se pueden conseguir a través de LinkedIn o webs como freelancer.com y, por una reciente disposición del BCRA, se pueden cobrar hasta US$12.000 anuales en el país sin necesidad de liquidarlos al tipo de cambio oficial con la consiguiente pérdida de pesos con respecto a la cotización del blue..

Conforme a los criterios de

Más información

Créditos

Compartí

Cargando banners ...