Las elecciones y la recaudación, clave

Por Luis María Corsiglia Para LA NACION
(0)
27 de agosto de 2001  

El acuerdo con el FMI sorprendió a los mercados. El monto fue lo máximo posible: tres veces la cuota. La novedad consistió en los US$ 3000 millones para mejorar el perfil de vencimiento de la deuda pública.

Paralelamente, se conoció que el gobierno de Estados Unidos alienta la negociación denominada 4 más 1 –ingreso en el ALCA del Mercosur–. El anuncio originó un alza importante en los activos financieros. Resulta difícil pensar en que continúe la recuperación de precios hasta tanto se conozca el texto definitivo de la carta de intención y se despeje en forma contundente que no se trata de una reprogramación de deuda, o sea que la alternativa Metzler Calomiris ha quedado descartada.

El cumplimiento de la regla de déficit cero para el cuarto trimestre, por los importantes vencimientos de intereses en noviembre y diciembre, es motivo de especial atención para los analistas. La recaudación de agosto es información esperada con ansiedad por los operadores.

Mas allá de la coyuntura diaria, la presentación del presupuesto de 2002 –a mediados de septiembre– resulta sustantiva para el devenir de los acontecimientos sociopolíticos. Se estima que es necesario lograr ahorros o ingresos genuinos por US$ 6000 millones. Las estrategias utilizadas seguramente serán el epicentro de la campaña electoral del próximo mes y condicionarán las alianzas electorales. La importancia y resultado de ambos acontecimientos definirán la viabilidad de los compromisos asumidos por las autoridades. Mientras tanto, estimamos que la señal que emana del acuerdo y el compromiso de los Estados Unidos para buscar una solución sustentable son muy positivos. El resto depende de nosotros.

El autor es titular de la sociedad de Bolsa Corsiglia & Asociados.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?