Más compromiso. Las empresas se cansaron de jóvenes que dejan su trabajo