Marruecos, ¿una nueva potencia aeroespacial?