Opinión. No difundir la pobreza, un acto de impunidad