Fast company. Por qué un Twitter más inteligente se vería muy parecido a Google, Facebook y Apple