Proponen que el gasto baje 15,2% en 2002

Según un borrador del presupuesto
(0)
15 de diciembre de 2001  

El proyecto de presupuesto 2002 que enviará el Ejecutivo a Diputados incluye una fuerte reducción de los gastos respecto de lo ejecutado en el presente ejercicio. La disminución alcanza al 15,2 por ciento.

Sin embargo, el texto no propone explícitamente la reducción de los haberes en el sector público, sino que vuelve a colocar al PAMI dentro del presupuesto, le exige que no gaste más de lo que recaude y le impone que vuelva su planta de personal permanente y contratado a los niveles que tenía al 31 de diciembre de 2000.

Asimismo, y aunque ordena al Ejecutivo asumir parte del pago de la deuda de la obra social de los jubilados, impone al organismo descentralizado fuertes controles de su gestión administrativa. La alternativa sería una nueva poda salarial.

Entre los puntos salientes del proyecto se cuentan:

  • Fija el total de gastos en $ 41.097,9 millones, en un nivel idéntico a los ingresos, y prevé por tanto alcanzar la meta de déficit cero.
  • Los recursos corrientes caen 0,6% respecto de 2001, mientras que se prevén ingresos de capital de alrededor de $ 516,4 millones por ventas de acciones y participaciones en empresas estatales.
  • Se calcula un déficit devengado en 2001 del orden de los $ 7945,1 millones. Este no es el nivel que se utiliza para la evaluación de las metas con el FMI, que se rigen por el resultado de caja.
  • Los gastos de consumo aumentan el 1,2% y las partidas para remuneraciones se reducen el 0,2 por ciento.
  • Todas las jurisdicciones tienen prohibido cubrir las vacantes a partir del 1° de enero de 2002.
  • La mayor rebaja del gasto, que en 2001 se calcula en 46.005,4 millones, se debe a la renegociación de la deuda pública. Las erogaciones en servicio de la deuda interna caen un 18,3%, mientras que retroceden un 34,8% los servicios de la deuda externa.
  • Con todo, el Estado necesitaría colocar en 2002 títulos y letras de largo plazo por un total de US$ 14.548,6 millones, además de recibir desembolsos por US$ 5606 millones de parte del FMI y otros organismos internacionales.
  • El total de incremento de la deuda pública o el total que se requiere de las fuentes de financiamiento asciende a US$ 22.277,1 millones. Pero a pesar del déficit cero la deuda no dejaría de aumentar, ya que se amortizarían sólo US$ 21.181,03 millones. La diferencia surge casi en su totalidad de los US$ 1300 millones en Bocon que se autoriza a emitir para pagar deudas con jubilados y proveedores.
  • Se prevé pagar la deuda por las cuotas de 2001 del Fondo de Incentivo Docente, para lo cual el jefe de Gabinete, Chrystian Colombo debería hacer recortes y reasignaciones adicionales.
  • Respecto de la deuda, también se permite ampliar la emisión de Letras del Tesoro hasta alcanzar un valor máximo en circulación de $ 3000 millones.
  • El texto tampoco prevé el cambio o abandono del actual sistema de convertibilidad.
  • Mantiene la idea de aplicar la reforma de los sistemas de asignaciones familiares dentro del esquema conocido como Siprof y que fue lanzado por decreto durante la gestión en Trabajo de Patricia Bullrich y cuya aplicación ha sido suspendida por la Justicia a raíz de reclamos de las dos CGT.
  • Deja sin efecto el fondo anticíclico fiscal, que debía integrarse con recursos públicos ahorrando en épocas de bonanza para gastar durante las recesiones. Sólo lo mantiene en lo que se refiere a acumular recursos con parte del producido por las concesiones.
  • Asigna recursos para cumplir con el Plan Nacional de Radarización.
  • Dispone partidas de $ 492,5 millones para atender juicios por actualizaciones de haberes o retroactivos por parte de personal de las Fuerzas Armadas y de Seguridad.
  • Asimismo, la partida para pagar sentencias favorables a jubilados y pensionados y solventar eventuales retroactivos y actualizaciones de haberes alcanza a $ 407,5 millones. Para pagar deudas viejas con jubilados y proveedores se autoriza a emitir $ 1300 millones en Bocon.
  • Se prevé que en 2001,descontado el pago de los intereses de la deuda, el presupuesto tendrá un superávit de $ 2735,5 millones. Por las reducciones de gastos a raíz del canje, el superávit primario llegará en 2002 a $ 6990,2 millones.
  • El proyecto de ley prevé respetar la intangibilidad de los depósitos bancarios y el mensaje sostiene que se espera eliminar lo antes posibles las actuales restricciones al retiro de fondos en efectivo.
  • Mantiene la autonomía de la Afip y exige a los organismos descentralizados que tienen recursos propios entregar al Tesoro nacional cualquier superávit que puedan tener por recaudación mayor a la originalmente prevista.
  • Además exige una contribución extraordinaria a los organismos descentralizados y a los bancos estatales -que están fuera del presupuesto- para que contribuyan a solventar las erogaciones que corresponden al Tesoro Nacional.
  • Siga todas las repercusiones de las nuevas medidas económicas a través de la Cobertura especial de LA NACION LINE.

    ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.