Se aceleró la baja en bonos y en acciones

Los títulos cayeron el 8% en tres días
Javier Blanco
(0)
22 de agosto de 2001  

Los inversores se mostraron ayer muy reacios a mantener posiciones en activos financieros argentinos ante la ausencia de definiciones en torno de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuyo resultado sólo fue conocido bien entrada la noche. La actitud cautelosa que asumieron redundó en otra fuerte baja en los precios de los bonos y las acciones.

Los títulos públicos cayeron más del 2,9% en promedio y el índice Merval de la Bolsa perdió otro 3,46%. De esta manera, en las dos últimas ruedas de negocios los papeles privados resignaron más del 9,5% de su valor (habían caído más del 6% el viernes) y los bonos de la deuda, cerca del 8,3%, si se consideran las operaciones del viernes, las concretadas el lunes en el exterior y las de ayer. Ese derrape se grafica claramente en la negativa evolución que mostró en ese lapso la tasa de riesgo país: el EMBI Plus de la Argentina, que se había estacionado en 1393 puntos el jueves, ayer cerró en 1651, con lo que subió 258 puntos al ritmo de la aceleración que tomó la crisis en las últimas horas.

La desmejora se produjo pese a que la Reserva Federal de los Estados Unidos dispuso un nuevo recorte (el séptimo del año) de un cuarto de punto en las tasas de interés directrices, que ahora quedaron en el 3,5% anual, cuando habían iniciado el año al 6,5 por ciento (más información en la página 4, sección Economía).

El costo del dinero en aquel país alcanzó así su más bajo nivel en ocho años y la Argentina se ahorró otros US$ 61 millones en el pago de los intereses de su deuda flotante (lleva más de US$ 400 millones en el año), según estimaban ayer en Economía. Pero esto poco importó a los operadores financieros que, intranquilos a la espera de una definición en las negociaciones con el FMI, se volvieron a desprender de los bonos locales llevados por la desconfianza.

El bono referencial de la deuda argentina -el Global con vencimiento en 2008- cayó poco más del 5% a US$ 57,62 por lámina de cien mientras los títulos Brady retrocedieron 1,25% en promedio. “El volumen de negocios es muy bajo. No hay estampida. No hay pánico. Pero hay alta inquietud”, explicó el analista Rafael Ber, de la consultora Argentine Research.

Impaciencia

La economía argentina no crece desde hace tres años, lo que dejó al país sin crédito y disparó temores a un incumplimiento en el pago de su deuda que el Gobierno no logró disipar pese a haber pactado hace 9 meses un blindaje financiero e intentar luego con un megacanje de títulos de deuda.

La tensión nacida de la prolongada negociación con el FMI se notó en la iliquidez que mostró la plaza local. “Se detectó una gran disputa por los fondos”, corroboró Pablo Luna, del Banco Credicoop. A primera hora, el call money se transó al 45% anual en pesos a un día, y aunque la demanda de dólares fue escasa, en ese segmento los créditos se pactaron al 20%. Al finalizar el día la interbancaria había cerrado al 32% anual en pesos, el doble del nivel al que se había operado el viernes.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?