10 razones
para contratar un
seguro de vida, hoy


Además de una protección ante imprevistos, en este escenario de incertidumbre son una forma sólida de ahorro y hasta de entrar al mercado de capitales, con mínimos riesgo e inversión.



La nueva generación de seguros de vida suma a la protección una variable más que atractiva:
el rendimiento.

Cómo funcionan, sus ventajas impositivas y las diez principales razones por las que se están convirtiendo en una herramienta financiera de resguardo y de capitalización, con opciones a la medida de cada presupuesto.

1

Antes que nada, con un seguro de vida protegés intangibles, que son las más valiosas: la tranquilidad de tu familia o de quien designes como beneficiario para que no se vean afectados desde el punto de vista económico si te pasa algo, y también tu propia tranquilidad en el caso de que sufras imprevistos como enfermedades o accidentes.

2
3
4

Podés contratar en pesos o en dólares. Hoy, que las inversiones en dólares no rinden casi nada en el mercado local, en Sancor Seguros tenés un mínimo garantizado del 2% anual, y captás las tasas mayores que genera un gran inversor. En pesos, el rendimiento mínimo garantizado es del 4% anual.

5

La inversión que canalizás a través de estos seguros no está alcanzada por Bienes Personales. A diferencia de lo que sucede si invertís directamente en un fondo, no la tenés ni que nombrar en tu declaración; quien tributa es la empresa aseguradora. Por otra parte, la indemnización del seguro es inembargable.

6

Estas herramientas son flexibles, armadas a la medida de tus posibilidades económicas. En el seguro de vida-ahorro de Sancor Seguros, por ejemplo, podés elegir dos opciones de indemnización: la suma asegurada + el saldo de tu cuenta; y la suma asegurada o el 110% del saldo de tu cuenta, lo que fuera mayor.

7

Las coberturas se pueden ampliar en cualquier momento, para resguardarte ante diferentes eventualidades.

8

Podés solicitar retiros parciales: por eso estos componentes de ahorro e inversión son tan atractivos, no sólo en función del momento del retiro laboral, sino si pensás en un proyecto como hacerte un gran viaje, remodelar una casa, etc.

9

Cada vez que disponés de dinero extra, tenés la posibilidad de realizar aportes extraordinarios para incrementar tus ahorros.

10

Podés deducir tu seguro de vida del impuesto a las ganancias. La actualización a comienzos de este año fiscal llevó a 12 mil pesos de deducción anual en concepto de seguro de vida “puro”, y si aparte tenés uno mixto (ahorro o inversión), son otros 12 mil más.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.