Un voto que pone a prueba los sistemas de pago