Opinión. Usar la fuerza del mercado para contribuir al bien común