Larga distancia. Viajar en avión puede costar igual o menos que en ómnibus