El precio del Brexit

(0)
22 de agosto de 2019  

La férrea posición del primer ministro británico, Boris Johnson, no deja dudas de que la fecha límite del 31 de octubre pactada entre la Unión Europea (UE) y el Reino Unido para lograr una salida negociada que evite un sinnúmero de problemas y consecuencias futuras, en especial para los británicos, no será modificada, con o sin acuerdo.

El gobierno ha puesto en marcha el plan de contingencia, denominado Operación Martillo Amarillo. Cerca de 16.000 tecnócratas británicos buscan en dicho marco replicar los acuerdos comerciales que vencen a partir del 1º de noviembre y que, muy probablemente, no estén listos para fines de octubre.

Preocupa, asimismo, la falta de preparación de las empresas para la salida de la Unión Europea, así como así las consecuencias que tendrá sobre Londres como centro financiero global. Reconstruir la confianza que ya se ha perdido en dos años y medio suele llevar décadas.

Recientemente se conocieron documentos secretos del gobierno británico, publicados en el diario The Sunday Times, que describen las consecuencias de un Brexit sin acuerdo. Revelan que las autoridades británicas temen un desabastecimiento de alimentos frescos, combustible, medicamentos e incluso la potencial falta de agua por la interrupción de importación de elementos químicos para su tratamiento. Funcionarios citados en los documentos publicados aseguraron que hasta un 85% de todos los camiones británicos no cumpliría con el requisito necesario para cruzar el Canal de la Mancha y atravesar la aduana francesa.

Steve Barclay, ministro responsable de la salida de la UE, firmó la derogación del acta de comunidades europeas de 1972, que permitió al gobierno británico ingresar al bloque europeo. Con ello Johnson busca presionar a la UE para obtener un nuevo acuerdo, agitando la amenaza, cada vez más inminente, de un Brexit sin acuerdo, mientras que Bruselas se niega hasta ahora a reabrir las negociaciones.

La preocupación es de tal magnitud que más de cien parlamentarios han solicitado a Johnson que convoque de inmediato al Parlamento, actualmente en receso, para una sesión ininterrumpida hasta el 31 de octubre. Desde la oposición, el líder laborista, Jeremy Corbyn, planea aprobar una moción de censura contra Johnson y espera convertirse en el jefe interino de gobierno, para obtener un nuevo aplazamiento de la fecha de salida de la UE y llamar a elecciones legislativas anticipadas.

Las consecuencias de la salida del Reino Unido de la UE serán de alto impacto, en especial para quienes siempre se opusieron a los argumentos y métodos que terminaron alejando al Reino Unido de los objetivos de unidad continental, cuya consolidación costó tantos esfuerzos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.