La diplomacia hace su trabajo

El Nacional
El Nacional MEDIO: Venezuela
(0)
4 de marzo de 2019  

El Grupo de Lima no tiene a mano un botón rojo para mandar misiles contra Miraflores después de apretarlo y, si lo tuviera, no lo presionaría de buenas a primeras. Lo mismo les sucede a Guaidó y al resto de los líderes americanos y nacionales que se han manifestado contra la usurpación de Nicolás Maduro. Por fortuna, la suerte de la democracia venezolana no depende todavía del envío de soldados extranjeros en su rescate. La diplomacia tiene caminos más sutiles, pero eficaces, para cumplir su misión de imponer soluciones democráticas y civilizadas a los países cuyos regímenes las aplastan.

El Grupo de Lima ha reafirmado su decisión de continuar y profundizar esfuerzos para lograr la expulsión del usurpador. Los esfuerzos implican el mantenimiento de su vigilancia sobre los sucesos venezolanos para actuar en consecuencia, la atención sobre cómo evolucionan las circunstancias y llegar a las desembocaduras que ellas determinen. No hay flaquezas en su determinación, no hay vacilaciones en su solidaridad con un pueblo flagelado por la usurpación, conducta que, en lugar de conducirnos a la frustración, debe ser motivo para levantar el ánimo. El hecho de que los países hermanos sigan los pasos de la situación nacional con ejemplar perseverancia debe trasmitirnos la sensación de una cálida y útil compañía que dará frutos oportunamente.

Gracias a las reuniones del Grupo de Lima, al eco que ha llevado hasta todos los confines del mundo, se sabe de la existencia de una fuerza plural que sirve de sostén a nuestros empeños democráticos. La lucha que antes era solitaria cuenta ahora con un conglomerado de auxilios caracterizado por su compromiso y por su lucidez. Una agrupación de gobiernos democráticos hace ver que nuestra tragedia no es aprovechada en sentido unilateral por el gobierno de Estados Unidos, como ha querido afirmar la tesis superficial y arbitraria de los voceros del usurpador, sino que es apreciada con preocupación genuina por sociedades regidas por principios democráticos y por valores superiores de concordia y pluralismo.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.