Temprana zancadilla gala

(0)
4 de julio de 2019  

Por décadas, el constante proteccionismo agrícola francés lastimó sin piedad al sector agropecuario argentino, particularmente a nuestras exportaciones de carne bovina al Viejo Continente. Por esto es realmente muy lamentable, aunque no demasiado sorpresivo, que el propio presidente de Francia, Emmanuel Macron, haya anunciado, apenas unas horas después del cierre de acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur, que su país "por ahora no está preparado para ratificar ese acuerdo". A lo que agregó -tratando de justificar la deslealtad de su posición que Francia pedirá "garantías" a los países del Mercosur, sin especificar el contenido de estas, insólitamente anunciadas por un país altamente desarrollado, incapaz de competir con los productores agrícolas del Mercosur.

Macron responde así a la constante presión de los ganaderos franceses, claramente dependientes de las subvenciones estatales, que saben bien que su ineficiencia y su falta de escala no les permiten competir sin muletas con los productores del Mercosur.

Francia, evidentemente, acaba de comenzar a borrar con el codo lo recientemente suscripto por la Unión Europea de la que forma parte, argumentando que el acuerdo negociado durante dos décadas "devasta la agricultura europea", particularmente en los mercados de la carne bovina y avícola, y en el del azúcar.

Al rasgarse cínicamente las vestiduras, los políticos franceses cargan asimismo contra el presidente brasileño Jair Bolsonaro, a quien acusan de "destruir la selva amazónica", agravando así la batalla climática. De esta manera, desde Europa se pretende imponer a Brasil qué es lo que debe hacer en materia de política económica.

Con un mensaje obviamente hostil, Francia rechaza suscribir el acuerdo entre los dos bloques y pone en marcha lo que seguramente puede transformarse en una larga batalla entre el Mercosur y la Unión Europea, en lugar del inicio de un período de cooperación recíproca, para beneficio mutuo.

Ante la clara amenaza francesa de no permitir la ratificación del acuerdo entre los dos bloques regionales, nuestro país debe estar preparado para moverse con rapidez y para manejar la relación comercial con Francia con la misma dureza que las sorpresivas declaraciones del presidente del país galo anticipan.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.