Un presidente funcional al libreto cristinista

(0)
9 de septiembre de 2020  • 00:00

Quienes pensaron que Alberto Fernández sería una barrera ante el avasallamiento de las instituciones han sufrido un golpe a su esperanza

En eso de cambiar de ideas, Alberto Fernández posee un récord difícil de igualar si se pasa revista de los partidos en los cuales recaló, los gobiernos de los que formó parte y las contradicciones en las que incurrió con sus propios dichos.

Durante su juventud, cuando nadie imaginaba que alguna vez ocuparía el sillón de Rivadavia, hizo suyas las observancias doctrinarias del nacionalismo constitucional. No duró mucho en esas tiendas y migró al peronismo sin que, en un principio, fuese un militante puro y duro del autodenominado movimiento nacional y popular. Por primera vez asomó la cabeza en un cargo oficial durante la administración menemista a la que, años más tarde, estigmatizó con esa proverbial falta de decoro que caracteriza a quienes afilan críticas contra sus pasados jefes con el solo propósito de quedar bien con los nuevos. Se subió luego a la campaña electoral duhaldista y buscó fondos para solventarla. Perdidoso en las urnas el justicialismo, a manos de Fernando de la Rúa, se unió a Domingo Cavallo. Todavía se cuidaba de cargar de improperios a la convertibilidad.

Pronto cayó en la cuenta de que no llegaría lejos al lado del exministro de Carlos Menem y, sin escalas ni explicaciones de ningún tipo, se sumó al Grupo Calafate, una suerte de think tank surgido alrededor del entonces todavía poco conocido gobernador de Santa Cruz. De ahí en más su derrotero no fue secreto para nadie. Eso sí: siempre resultó zigzagueante en sus (múltiples) idas y venidas sin cuentas. A partir de mayo de 2003, obró como mano derecha de Néstor Kirchner desde la Jefatura de Gabinete, donde su obediencia y su docilidad lo pusieron convenientemente a cubierto de las iras del primer mandatario. Muerto este y enfrentado con su sucesora en la Casa Rosada, renunció, pero no se llamó a silencio. A poco de estar en el llano, inició una maratón de hostigamiento, a expensas de Cristina Kirchner , y recibió una de las censuras más estridentes que se recuerden. Menos linda, se permitió decirle de todo, al extremo de que nadie en su sano juicio podría haber considerado posible una reconciliación entre ellos. Pero en política los agravios son de suyo pasajeros. Luego de sumarse a las filas de Florencio Randazzo y de Sergio Massa y de haberlos abandonado en el camino, aceptó encantado el inusual convite de quien lo llamó para ofrecerle que encabezara la fórmula presidencial del Frente de Todos. Su lema, una vez más: "Lo pasado, pisado".

Sepultó prontamente las acusaciones que había levantado contra su ahora jefa, las dudas que planteó en su oportunidad en cuanto a la transparencia de la señora, las razones que lo habían llevado a defender la trayectoria de Alberto Nisman y las objeciones acerca del tratado con Irán, para calzarse el traje de candidato como si hubiera sido un cristinista incondicional de toda la vida.

A sus palabras, que por lo visto valen poco y nada, se las llevó el viento. Lo que no se llevó fueron los videos en los que quedaron registradas sus parrafadas entre irónicas e incendiarias de esos tiempos, que ahora sus adversarios suben constantemente a las redes sociales, con lo que queda confirmado una vez más que son pocos los que resisten un archivo.

A Alberto Fernández, como a todo personaje sin convicciones firmes ni integridad construida sobre valores, el tema no le hace mella. Si para hacerse del bastón y probarse la banda presidencial debía rendirle pleitesía a su compañera de fórmula, los escrúpulos podían dejarse de lado sin problema. Borrar con el codo cuanto había escrito previamente con la mano era tarea fácil. Tanto más si al final del camino lo aguardaba un acomodado sitial en la Casa Rosada.

Instalado en Balcarce 50, defraudó a quienes pensaron que sería la barrera natural que impediría el avance de la vicepresidenta sobre las pocas instituciones que permanecen en pie en el país.

Lo calificaron de honesto y mesurado y lo convirtieron, de la noche a la mañana, en la suma y compendio de virtudes que se asociaban básicamente con la moderación de la que carecía su mentora y que le aseguraron el triunfo electoral que ella por sí sola jamás hubiera alcanzado. Supusieron que él se encargaría de tomar las riendas de una administración que no se dejaría llevar de las narices por los fanáticos de La Cámpora y el Instituto Patria. La realidad demostró que ninguna de esas especulaciones tenía solidez. La idea de que coexistían en el gobierno dos facciones antagónicas, unidas solo por la necesidad, comenzó a resquebrajarse y pronto se desmoronó. Cristina Kirchner no lo había elegido al voleo. Sabía que se trataba de una persona capaz de sostener sus razones de manera independiente e incluso de mostrarse dispuesta, cuando su conciencia se lo dictase, a plantearle disidencias no bien aquella decidiese domesticar a la Justicia, sacarse de encima a quienes entorpecen sus planes hegemónicos y hacerle guiños al régimen chavista. Alberto Fernández asumió con preclara convicción la tarea de ser funcional al libreto de la viuda de Kirchner desde el primer día. De lo contrario, no hubiese aceptado la candidatura cuando lo sorprendió el ofrecimiento de la jefa natural del Frente de Todos. Las condiciones de aquel acuerdo empezaron a vislumbrarse en los hechos a poco de andar.

En atención a la asimetría de fuerzas existente entre ellos, Alberto Fernández sabía que, más allá de un margen de autonomía que variaría según las circunstancias, el suyo sería un poder vicario. Ninguno de los dos personajes admitiría que el pacto que labraron, al momento de anunciar la fórmula presidencial, establecía que la administración diaria de la cosa pública correría por cuenta del jefe del Estado, mientras el poder real quedaría donde siempre estuvo: en manos de la expresidenta. Son tantas y tan claras las evidencias al respecto que no se necesita hacer un listado ni formular una hipótesis para demostrar la subordinación manifiesta del que, en teoría, manda a la que, también en teoría, se ocupa del Senado de la Nación. Nadie delegaría lo más preciado que posee. Alberto Fernández, aunque quisiera, carece de estatura para enfrentarse a su mentora y fue precisamente por eso ungido en su cargo. A su vez, lo último que haría Cristina Kirchner sería dedicarse a tejer escarpines y regalar el poder.

Quienes se negaron a ver los hilos de esta siniestra trama aún hoy sueñan con algún tipo de quiebre en la cúpula de la variopinta fuerza gobernante. Nada más improbable toda vez que los acuerdos se han hecho para cumplirse y para confirmar quién es el verdadero dueño del poder.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.