Cinco inmigrantes muertos cuando intentaban llegar a España

Eran africanos y querían entrar en el enclave de Ceuta, al norte de Marruecos; hubo unos 100 heridos; dos de las víctimas fueron alcanzadas por balas
(0)
29 de septiembre de 2005  • 13:56

MADRID.– Cinco inmigrantes africanos clandestinos murieron y otros 100 resultaron heridos esta madrugada en la frontera entre España y Marruecos en un intento masivo de pasar hacia el enclave español de Ceuta, al día siguiente de dos tentativas de entrar en Melilla, la otra ciudad autónoma española en el norte de Marruecos.

Los dos inmigrantes clandestinos muertos en Ceuta del lado español presentan impactos de bala que no utilizan las fuerzas de seguridad españolas, informó una fuente cercana al gobierno en Sevilla (sur) en base a un primer informe de la autopsia.

En un primer momento la delegación del gobierno en Ceuta había informado, antes de conocer el informe preliminar de la autopsia, que los sin papeles habían fallecido "por heridas causadas por el asalto a la valla, puede ser por la avalancha, aplastados el uno por el otro".

Las dos víctimas perecieron en el asalto llevado a cabo esta madrugada por medio millar de inmigrantes clandestinos a la doble valla que separa Marruecos y Ceuta, que dejó otros tres muertos del lado marroquí.

Del lado marroquí, murieron otros tres inmigrantes y 15 resultaron heridos, según una fuente hospitalaria de la ciudad marroquí de Tetuán (a unos 300 km al norte de Rabat).

Balas de goma. Según fuentes de la seguridad marroquí, los muertos en su territorio fueron alcanzados por balas de goma.

Los hechos se produjeron hacia las 3 (22, hora argentina) cuando un grupo de unos 500 inmigrantes clandestinos asaltaron un sector de la doble valla de 8,3 km de largo que separa el enclave norteafricano español de Ceuta de Marruecos.

La guardia civil española empleó medios antidisturbios para tratar de rechazar el intento de infiltración llevado a cabo por varios puntos al mismo tiempo, después que el martes y ayer un millar de ilegales intentaran lo mismo en la vecina ciudad autónoma española de Melilla.

Apoyo del ejército. El nuevo asalto de inmigrantes a Ceuta llevó al gobierno español a ordenar al ejército que apoyara a la guardia civil y a la policía en la vigilancia de la frontera entre el territorio español y Marruecos.

El gobierno de José Luiz Rodríguez Zapatero decidió el miércoles enviar unos cuarenta guardias civiles para reforzar a los 676 agentes del cuartel de Melilla, tras los dos asaltos consecutivos lanzados por inmigrantes clandestinos para tratar de alcanzar territorio español.

Llegar a Melilla. Entre el martes y ayer, más de un millar de inmigrantes clandestinos africanos intentaron cruzar en dos ocasiones la valla metálica que separa Marruecos de Melilla. Unos 300 lograron entrar tras enfrentamientos con las fuerzas de seguridad española en el que resultaron heridas 28 personas, entre éstas 11 guardias civiles y 17 inmigrantes.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?