Con la presencia de Putin, comienza una cumbre decisiva para frenar la violencia en Ucrania