Confirmó Barak que habrá una "pausa" en el proceso de paz

Durísima respuesta de Arafat; "¡que se vaya al infierno!", dijo
(0)
23 de octubre de 2000  

JERUSALEN.- El primer ministro israelí, Ehud Barak, decidió ayer hacer una "pausa" en el proceso de paz -como había advertido la semana última, lo que podría suponer dejar a la deriva años de negociaciones con los palestinos, mientras la violencia continúa en la Franja de Gaza y Cisjordania.

"Necesitamos una pausa para reevaluar el proceso de paz a raíz de los sucesos de las últimas semanas", dijo ayer el premier laborista a su gabinete. "Israel continuará buscando la paz y todos los caminos que conducen a ella, pero uno tendría que estar ciego a las necesidades de seguridad y de la política si continuara como si nada hubiera pasado", agregó Barak, quien no indicó ni cuándo comenzaba la pausa ni cuánto iba a durar.

La decisión no fue bien recibida por algunos de sus ministros, en especial el de Justicia, Yossi Beilin, ni el canciller Shlomo Ben Ami, considerados "palomas" en el proceso de paz.

Como era de esperar, la medida generó el rechazo de los palestinos, y del presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasser Arafat, quien respondió: "¡Que se vaya al infierno!" Interrogado por periodistas a su regreso de El Cairo sobre la decisión de Barak, Arafat afirmó que el pueblo palestino va "a continuar en el camino de Jerusalén, capital del Estado palestino independiente, tanto si (Barak) lo acepta como si no lo hace".

La pausa está vinculada con un posible ingreso en el gobierno de Barak del líder del Likud, principal partido de la oposición de derecha, Ariel Sharon. Con su visita -el 28 de septiembre- a la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, Sharon provocó la ira palestina que desató la actual escalada de violencia.

El analista político de la radio militar israelí, Aviv Drucker, consideró que "la pausa no tiene ningún alcance concreto, en la medida en que actualmente no hay negociaciones con los palestinos".

"Traduce el hecho de que Ehud Barak ya no se siente vinculado por los compromisos de Camp David (cumbre celebrada del 11 al 25 de julio último en Estados Unidos), lo que debería permitirle formar un gobierno de emergencia nacional" con la derecha, añadió.

Sin embargo, el Likud estimó que esta propuesta de "pausa" en el proceso de paz no es suficiente. Sharon exigió al primer ministro que fuera más lejos aún y que renunciara a las "concesiones" que había estudiado durante la cumbre de Camp David, que terminó en un fracaso.

Según los medios de comunicación israelíes, Barak habría estudiado en Camp David una retirada israelí del 90% de Cisjordania y la transferencia a los palestinos del control de algunos barrios árabes de Jerusalén oriental, la parte árabe de la Ciudad Santa, anexada por Israel en 1967. La oposición israelí de derecha considera que ello es "inaceptable".

Barak sólo tiene una semana por delante para formar una coalición viable antes de que la Knesset (Parlamento) reanude sus sesiones, donde el primer ministro carece de mayoría desde julio.

Según la radio pública, Barak decretó esta pausa para que el presidente estadounidense, Bill Clinton, entendiera que no tiene intenciones de participar en una nueva cumbre con Arafat, prevista para mediados de noviembre, luego de las elecciones presidenciales en Estados Unidos.

Más muertos

En tanto, cuatro palestinos murieron y decenas resultaron heridas ayer en un ataque a puestos militares israelíes, que fueron defendidos por los soldados. La jornada de protestas comenzó en la Franja de Gaza cuando centenares de manifestantes se dirigieron en la mañana hacia la zona industrial israelí-palestina. En los enfrentamientos murió un adolescente de 15 años.

Los más graves choques se registraron en las localidades de Haluhul y Samoa, donde dos manifestantes fueron muertos por los disparos de militares israelíes. Durante la tarde se registraron enfrentamientos en Gaza, donde otro niño de 14 años murió cerca de la colonia judía de Kfar Darom.

Anoche, en Belén, Cisjordania, helicópteros de asalto israelíes dispararon cohetes en respuesta a disparos palestinos contra el asentamiento judío de Gilo, en el sur de Jerusalén. No se informó acerca de víctimas en el ataque.

Voz moderada

WASHINGTON (AFP).- Estados Unidos señaló que "la voz de los moderados, guiada por el presidente egipcio, Hosni Mubarak, ha prevalecido", enfrentando "una retórica inoportuna" en la cumbre de la Liga Arabe.

El vocero de la Casa Blanca, John Podesta, informó también que el presidente Bill Clinton llamó ayer por teléfono al premier israelí, Ehud Barak, a quien le dijo que "comprende su frustración" ante la violencia que continúa.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.