Confusión política en San Pablo

Enfrentados: un juez devolvió ayer el cargo de alcalde a Celso Pitta, destituido por otro magistrado la semana última.
Enfrentados: un juez devolvió ayer el cargo de alcalde a Celso Pitta, destituido por otro magistrado la semana última.
(0)
27 de marzo de 2000  

SAN PABLO (ANSA).- En una medida que agregó más confusión a la crisis política que vive la capital económica e industrial del Brasil, un juez puso otra vez en su cargo al destituido alcalde de San Pablo, Celso Pitta.

El juez Hermes Pinotti, del Tribunal de Justicia, rechazó la decisión provisional del magistrado Olavo Sa Pereira da Silva, del juzgado 13 de Hacienda, y ordenó la vuelta de Pitta, quien estaba virtualmente desaparecido desde el viernes último.

Hermes Pinotti falló por el regreso de Pitta después que los abogados del alcalde presentaran un recurso judicial. Sa Pereira da Silva había dictaminado, el viernes, la inmediata destitución de Pitta por corrupción, en medio de un escándalo familiar en torno del alcalde que incluyó graves acusaciones en su contra de su propia esposa e hijo.

Acefalía virtual

El nuevo fallo judicial vuelve aún más confuso el panorama político de San Pablo. Este fin de semana la administración de la ciudad quedó virtualmente acéfala, ya que la desaparición de Pitta había impedido la notificación oficial de la Justicia y la asunción del vicealcalde.

Según algunos juristas, el alcalde sólo debía dejar el cargo cuando recibiera esta notificación de la Justicia. Por ello, el vicealcalde, Regis de Oliveira (del minúsculo Partido Movimiento Nacional/PMB), no pudo asumir en su reemplazo.

Pero Pitta se vio beneficiado ayer, día no laborable, por el fallo del juez Pinotti y hoy podrá volver a su despacho en la alcaldía.

El alcalde, del Partido Laborista Nacional, fue hallado culpable en varios procesos de corrupción, entre ellos el de verse beneficiado por un millonario crédito de un empresario, según el fallo del juez Sa Pereira da Silva. El magistrado, además, lo condenó por "enriquecimiento ilícito e improbidad administrativa".

El mandato de Pitta vence el 31 de diciembre, y las elecciones municipales se celebrarán el 1º de octubre en todo Brasil.

Pitta fue acusado por su propio hijo y su esposa, de la que está separado de hecho, de liderar un esquema de corrupción y de pagar sobornos a concejales para evitar un "impeachment", en mayo pasado.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.