Corea del Norte: creen que el accidente se debió a un cortocircuito

Un desperfecto eléctrico habría generado la explosión de materiales peligrosos cargados en uno o varios vagones de los trenes que chocaron; el gobierno indicó que hay 150 muertos y unos 1000 heridos
(0)
23 de abril de 2004  • 11:41

El gobierno de Corea del Norte pidió hoy ayuda internacional para atender a las víctimas de la explosión de un tren que causó la muerte de al menos 54 personas y 1249 heridos y dejó a miles sin hogar, informaron hoy fuentes de la ONU en Pyongyang.

Sin embargo, la cooperante irlandesa Ann O´Mahony declaró desde la capital norcoreana a una emisora de su país que el gobierno había mencionado 150 muertos y unos 1000 heridos.

Representantes de ONGs confirmaron que la principal teoría es que el accidente se debió a un cortocircuito que originó la explosión de materiales peligrosos cargados en uno o varios vagones, al parecer artefactos explosivos utilizados en minería.

Eso descartaría la hipótesis de que la explosión fuera un intento de atentado contra el líder norcoreano Kim Jong Il, que nueve horas antes había pasado por el mismo lugar de regreso desde Pekín, donde había efectuado una visita de tres días solamente confirmada al final.

El accidente se produjo en un andén de la estación de Ryongchong, a 50 kilómetros al norte de Pyongyang y a unos veinte de la frontera chino-norcoreana, muy cerca de un área residencial, lo que podría explicar el elevado número de víctimas y viviendas dañadas.

Según la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR), más de 8000 edificios, entre ellos 12 institucionales, se vieron afectadas por la explosión, con 1200 quedaron completamente destruidos.

Testigos del accidente, citados por la agencia surcoreana Yonhap, señalaron que la estación quedó completamente destruida y el lugar presentaba "el aspecto de una zona bombardeada".

Pyongyang tardó más de 24 horas en reconocer el accidente, pero finalmente, lo admitió en una reunión con responsables de ONGs con presencia en Pyongyang, con el fin de pedir ayuda y coordinar las tareas de rescate.

También fue confirmado por fuentes oficiales norcoreanas en Rusia, según el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov.

El responsable de la FCIR en Pekín, John Sparrow, destacó hoy que las cifras de muertos y heridos podrían incrementarse.

La Cruz Roja y la ONU trabajan en el lugar

Un equipo de la Oficina de Ayuda Humanitaria de las Naciones Unidas viajó hoy al lugar del accidente para colaborar en las tareas de rescate.

El responsable de la Cruz Roja en Pekín destacó que los voluntarios de la organización que trabajan en Corea del Norte viajaron desde Pyongyang al lugar del siniestro y están en contacto con sus colegas en la capital china, con el fin de aportar más datos sobre un suceso cuyas circunstancias siguen sin aclararse.

Sparrow señaló que la Cruz Roja norcoreana sufre escasez de material médico y de ayuda, incluso en circunstancias normales, y afirmó que los hospitales cercanos al lugar del suceso están atendiendo un elevado número de víctimas "y se encuentran bajo mucha presión".

El responsable de la Cruz Roja en Pekín destacó que los voluntarios que trabajan en Corea del Norte viajaron desde Pyongyang al lugar del siniestro y están en contacto con sus colegas en la capital china, con el fin de aportar más datos sobre un suceso cuyas circunstancias siguen sin aclararse.

Las autoridades de la localidad fronteriza de Dandong ofrecieron ayuda a las víctimas, y según fuentes del centro hospitalario local se les había advertido que "tenían que preparase para atender a miles de muertos y heridos".

La OMS, Unicef y la Cruz Roja destinan US$ 100.000

La Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Cruz Roja destinaron hoy 100.000 dólares para ayuda de emergencia a Corea del Norte, tras la explosión que asoló la estación de tren de Ryongchon, situada a 50 kilómetros al norte de Pyongyang.

Según Brendan McDonald, la misión de Naciones Unidas en Pyongyang visitará el lugar del siniestro mañana para elaborar un informe sobre el alcance de la tragedia y determinar la cantidad de la ayuda a desembolsar, aunque en un principio se destinarán los cien mil dólares.

Sobre el origen de la explosión, responsables de la Cruz Roja en Pekín aseguran que el explosivo, no era gasolina ni gas, sino dinamita empleada en minería, versión sobre la que Pyongyang no parece discrepar, según Kyodo.

McDonald señaló que en una reunión con miembros de ese ejecutivo se le comunicó que no se trató de una colisión entre dos trenes, sino que dos vagones que estaban siendo conducidos a una vía muerta explotaron al entrar en contacto con unos cables de manera accidental.

El responsable de las Naciones Unidas también indicó que le informaron de la muerte de al menos 50 personas y de más de mil heridos, mientras que 1800 viviendas quedaron destrozadas.

Seguidamente, los oficiales norcoreanos aseguraron que habían informado a todas las delegaciones diplomáticas sobre lo ocurrido en Pyongyang, incluida la china, y que habían pedido ayuda.

Fuentes: EFE y AP

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.