Coronavirus. Cerca de la Navidad, las relaciones europeas podrían tensarse por un tema inusual: los centros de ski