Opinión. El año en que Obama concretó sus cambios revolucionarios