El escenario. El gobierno militar, nuevo blanco del extremismo islámico