El mundo rechaza ampliar la ofensiva

En el sondeo, 275 líderes de opinión están de acuerdo con los ataques contra Afganistán, pero no que se extiendan a otros países
(0)
21 de diciembre de 2001  

WASHINGTON.- En principio, los líderes de la opinión mundial apoyan enérgicamente la guerra contra el terrorismo que encabeza Estados Unidos, pero se oponen a que se ataquen otros países fuera de Afganistán.

A su juicio, la campaña es un ejemplo más de la inquietante tendencia norteamericana a actuar en forma unilateral, según una nueva encuesta entre 275 líderes de opinión de 24 países, efectuada por el International Herald Tribune y el Centro Pew para el Pueblo y la Prensa.

Asimismo, revela las discrepancias entre Estados Unidos y otros países acerca de si las políticas norteamericanas ayudaron significativamente a atizar la ira terrorista contra esa nación. Al preguntarles si gran parte o la mayoría de la gente común consideraba a dichas políticas "una causa importante" de los ataques del 11 de septiembre, menos del 20% de los encuestados norteamericanos respondió afirmativamente, contra casi un 60%en el resto del mundo.

La encuesta vuelve a destacar la gran diferencia entre la imagen que los norteamericanos creen tener en el exterior y cómo los ven los demás. Ni un solo encuestado norteamericano creía que los ataques contra Afganistán serían considerados por muchos una reacción excesiva, cuando así lo juzgan un 40% de los extranjeros en general y un 60% en los países islámicos.

Vulnerables

Andrew Kohut, director de Pew, una entidad sin fines de lucro, señaló como particularmente sorprendente el descubrimiento de que al 66%, o más, de los encuestados extranjeros les haya parecido "bueno que los norteamericanos ahora sepan qué significa ser vulnerable".

Para la ex secretaria de Estado, Madeleine Albright, fue "evidentemente la parte más perturbadora" de la encuesta, aunque acotó que tal respuesta podría ser un efecto colateral inevitable del fin de la Guerra Fría. Albright insinuó que es humano que ahora la gente concentre su resentimiento en "el tipo importante que está en el candelero".

La encuesta reveló una intensa sensación mundial de que los sucesos del 11 de septiembre han abierto un nuevo capítulo en la historia de la humanidad. Ya nada volverá a ser como antes. También encontró un fuerte apoyo a la guerra de Estados Unidos contra el terrorismo, planteada en términos generales. Alrededor del 60 por ciento de los extranjeros estimó que mucha gente común, o la mayoría de ella, creía que "Estados Unidos está haciendo lo que corresponde y conviene al mundo, al combatir el terrorismo". El apoyo subió al 90 por ciento en Europa Occidental.

En cambio, tal respaldo se vino abajo ante la pregunta de si Estados Unidos y sus aliados deberían atacar a países como Irak y Somalia, si se descubre que han ayudado al terrorismo. La mitad de las respuestas norteamericanas fueron afirmativas, contra menos de un 30 por ciento entre las extranjeras.

Siete de cada 10 norteamericanos creen que su país toma en cuenta los intereses de sus socios en la lucha contra el terrorismo, pero más de 6 de cada 10 extranjeros dicen que "actúan guiándose principalmente por el interés propio".

Los resultados se basaron en entrevistas telefónicas a 274 personajes influyentes de la política, los medios, los negocios, la cultura y el gobierno.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.