El tema ya divide aguas en la Casa Blanca

(0)
31 de marzo de 2000  

Washington.- En una posición radicalmente opuesta a la llevada hasta ahora por el gobierno de Bill Clinton, el vicepresidente norteamericano, Albert Gore, instó ayer a que se otorgue residencia permanente en Estados Unidos al niño náufrago cubano Elián González, así como a sus familiares en Cuba, incluido su padre.

Gore sostuvo que debido a que las normas del Servicio de Inmigración y Naturalización (SIN) no permiten considerar el caso del menor como un asunto de custodia, cree conveniente que se legisle para concederle la residencia permanente a Elián.

"Por eso le estoy solicitando al Congreso que apruebe la legislación presentada por los senadores Bob Graham y Bob Smith. Sé que el congresista Bob Menéndez ha presentado una medida similar en la Cámara de Representantes", sostuvo Gore, candidato presidencial demócrata.

También Bush

El candidato republicano a la presidencia, George W. Bush, reaccionó también ayer a este asunto y, en la línea ya manifestada anteriormente, reafirmó su respaldo a la permanencia de Elián en Estados Unidos y urgió al vicepresidente Gore a que convenza al gobierno de Bill Clinton para que así sea.

Bush dio la bienvenida a las palabras de Gore de ayer y dijo que "el vicepresidente debe utilizar su influencia para convencer al presidente y a la fiscal general Janet Reno de que sigan ese camino".

La comunidad cubano-americana de Florida tiene un peso significativo en las decisiones electorales de ese Estado -el cuarto de la Unión- y sectores demócratas temen que la presión del gobierno en favor de la devolución del niño a Cuba los afecte en los comicios de noviembre.

"En el fondo, la culpa de este caso radica en el régimen opresor de Fidel Castro. Elián nunca debió ser forzado a escoger entre la libertad y su padre. Ahora nosotros debemos tomar acción para asegurarnos de que se consigue lo mejor para Elián", añadió Gore.

El presidente Clinton, sin embargo, ha respaldado que los familiares del niño Elián cumplan con las leyes, en referencia a la petición que les ha hecho el Servicio de Inmigración para que se comprometan a entregar al menor si pierden el proceso de apelación judicial de este caso.

Elián no sólo se ha transformado en un objeto político de disputa entre los anticastristas de Miami y el gobierno de Castro, sino que puede convertirse en una amenaza para el Partido Demócrata en las elecciones de noviembre, según el diario The New York Times.

Los cubano-americanos, que representan el 12 por ciento de los votos en el Estado de Florida, tienden a votar al Partido Republicano en las elecciones presidenciales. Pero en las de 1996, los demócratas Clinton y Gore ganaron el Estado, llevándose más del 40 por ciento de los votos de los cubano-americanos.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.