En el cónclave, Bergoglio dio a entender que no quería ser papa