En una Glasgow gris, la promesa de no resignarse