Eurotúnel: detienen a refugiados

Intentaban llegar a Gran Bretaña y fueron dispersados
(0)
27 de diciembre de 2001  

LILLE.- Fuerzas francesas de seguridad detuvieron a unos 130 refugiados que invadieron el lado francés del túnel del Canal de la Mancha anteanoche, en un desesperado intento por llegar a Gran Bretaña, paralizando el tráfico de trenes de pasajeros y mercancías.

La policía, las fuerzas de seguridad y el ejército francés trataron durante ocho horas de sacar a los refugiados del túnel y lanzaron gases lacrimógenos a otro grupo de 400 refugiados que se aproximaba a la entrada, dijeron fuentes policiales.

La policía británica, que se sumó a la operación con perros, dijo que los franceses habían sacado a todos los refugiados, que sobrepasaban en gran número a los guardias de seguridad del túnel. "Ninguno entró en Gran Bretaña", dijo un vocero policial.

En total, unos 550 refugiados de un centro cercano de la Cruz Roja, en Sangatte, intentaron el cruce en dos oleadas sucesivas durante la noche. El tráfico ferroviario se interrumpió y se reanudó ayer por la mañana.

Todas las semanas, docenas de refugiados intentan ingresar ilegalmente por el túnel, pero son infrecuentes los intentos masivos. Se cree que los refugiados trataban de aprovechar el escaso tráfico ferroviario durante la Navidad.

Los refugiados detenidos fueron trasladados al centro de Sangatte, donde se alojan unos 1000 inmigrantes ilegales. Muchos son kurdos o afganos, que buscan una vida mejor y residencia permanente en Gran Bretaña, donde las leyes de inmigración son relativamente liberales. Londres ha estado presionando a Francia para que haga más para impedir que los refugiados atraviesen el túnel, pero las autoridades francesas culpan de la situación a las leyes británicas de asilo.

En el primer intento, unos 150 refugiados derribaron las barreras electrónicas y lograron entrar en el túnel en el pueblo de Coquelles. Las fuerzas de seguridad pidieron refuerzos a la policía francesa, que arrestó a 129, dijo Helene Cargo, vocero del Eurotúnel. Los refugiados habían recorrido una cuarta parte del trayecto. Uno de ellos sufrió una fractura en una pierna.

Tres horas y media después, otro grupo de unos 400 refugiados intentó irrumpir en el túnel por la misma entrada. La policía usó gases lacrimógenos para dispersarlos y conducirlos de regreso a Sangatte.

"Algunos pasajeros (de los trenes que no pudieron cruzar) tuvieron que permanecer en hoteles durante la noche, pero como es Navidad el tráfico era muy escaso", explicó Cargo, que agregó que el Eurotúnel ha insistido para que las autoridades lleven más lejos el centro de refugiados de Sangatte.

Eurotúnel asegura que interceptó a unos 18.500 refugiados que intentaban cruzar la vía en el primer semestre de 2001. Los refugiados tratan de treparse a trenes dentro del túnel, cruzarlo a pie o ir como polizones en ferries.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.