Human Rights Watch denuncia al príncipe heredero saudita ante la Justicia argentina

La ONG pidió a un fiscal federal que investigue el rol de Mohammed, que asistirá al G-20, en crímenes de guerra y en el asesinato de Khashoggi
El príncipe, anteayer, en el Grand Prix de Abu Dhabi
El príncipe, anteayer, en el Grand Prix de Abu Dhabi Fuente: Reuters
La ONG pidió a un fiscal federal que investigue el rol de Mohammed, que asistirá al G-20, en crímenes de guerra y en el asesinato de Khashoggi
(0)
27 de noviembre de 2018  

La Justicia argentina comenzó a analizar una denuncia presentada por Human Rights Watch (HRW) contra el príncipe heredero saudita Mohammed ben Salman, que llegará a Buenos Aires para participar de la cumbre del G-20, por su presunto rol en crímenes de guerra cometidos en Yemen y en casos de tortura de funcionarios del reino.

En un comunicado, HRW señaló que ayer presentó "una denuncia ante un fiscal federal argentino con un resumen de sus investigaciones sobre posibles violaciones del derecho internacional cometidas durante el conflicto armado en Yemen", de las cuales el príncipe sería penalmente responsable como ministro de Defensa de Arabia Saudita. La denuncia también incluye su "posible complicidad en graves denuncias de tortura y otros mal tratos de ciudadanos sauditas, incluyendo el asesinato del periodista Jamal Khashoggi".

La denuncia recayó sobre el fiscal Ramiro González.

"Las autoridades judiciales deberían evaluar el papel de Mohammed ben Salman en posibles crímenes de guerra cometidos por la coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen desde 2015", dijo Kenneth Roth, director ejecutivo de HRW.

"La participación del príncipe heredero en la Cumbre del G-20 en Buenos Aires podría permitir que las víctimas de abusos que no lograron que se haga justicia en Yemen o Arabia Saudita puedan obtenerla en los tribunales argentinos", agregó.

El comunicado de la ONG agrega que la "Constitución argentina reconoce la jurisdicción universal por crímenes de guerra y torturas. Esto implica que las autoridades judiciales del país están facultadas a investigar y juzgar estos delitos, con independencia de dónde se cometan y de la nacionalidad de sus autores o las víctimas".

"La decisión de autoridades argentinas de avanzar con una investigación enviaría una señal fuerte de que incluso los poderosos como Mohammed ben Salman no están más allá de la ley", señaló Roth. "Y Mohammed ben Salman debería saber que, si va a la Argentina, podría enfrentarse a una investigación penal".

Según la prensa norteamericana, la CIA no tiene ninguna duda sobre la implicación del príncipe Mohammed en el asesinato de Khashoggi. Tras haber negado inicialmente la desaparición del periodista y dado versiones contradictorias de los hechos, las autoridades sauditas reconocieron el asesinato del periodista en el marco de una "operación no autorizada".

El asesinato de Khashoggi tuvo un gran impacto mediático y manchó de forma considerable la imagen del régimen saudita y del príncipe heredero.

Ayer, las autoridades turcas inspeccionaron en el sur de Estambul la mansión de un saudita sospechoso de haber estado implicado en el asesinato de Khashoggi, en busca de los restos del cuerpo del periodista, informaron la fiscalía y los medios turcos.

Uno de los sospechosos de haber cometido el asesinato mantuvo el 1º de octubre, la víspera de la muerte de Khashoggi, una conversación telefónica con el propietario de la casa, situada en la provincia de Yalova, explicó la fiscalía de Estambul en un comunicado.

"Estimamos que en esta conversación hablaron de cómo eliminar o esconder el cuerpo de Jamal Khashoggi tras ser desmembrado", aseguró la fiscalía.

Según la agencia turca Anadolu, también se realizaron registros en una residencia vecina. Las autoridades turcas utilizaron un dron, un perro de búsqueda y vehículos de bomberos en los registros, que también se produjeron en el pozo de la mansión del saudita.

Según esta agencia estatal turca, el propietario de la casa registrada no se encontraba en Turquía cuando lo llamó uno de los sospechosos del asesinato de Khashoggi y no ha estado en este país en los dos últimos meses.

Las autoridades turcas ya habían inspeccionado el consulado de Arabia Saudita en Estambul, donde se produjo el asesinato de Khashoggi, además de la residencia del cónsul y un bosque situado en la periferia de la zona metropolitana de Estambul.

El diario turco Sabah explicó hace dos semanas que habían encontrado ácido en la cañería de la residencia del cónsul saudita, lo que reforzó la hipótesis de que el cuerpo fue desmembrado para ser disuelto en ácido.

Agencias AP y AFP

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.