Israel: hallan un sudario de la época de Cristo

El hallazgo aportaría elementos a la discusión sobre la autenticidad de la Sábana Santa que se conserva en Turín; además, se logró la documentación más antigua de un caso de lepra en la zona
(0)
17 de diciembre de 2009  • 09:29

JERUSLALÉN.- Era contemporáneo de Jesús y al igual que Cristo, al morir fue envuelto en una sábana y luego sepultado.

Este sudario del Siglo I hallado en una antigua tumba familiar en la Ciudad Vieja de Jerusalén podría aportar nuevos elementos a la discusión sobre el verdadero origen de la llamada "sábana santa de Turín".

Es que el tipo de tela de la mortaja, su fibra, su textura, son totalmente diferentes de la que se presentaba hasta ahora como, posiblemente, la túnica con la que habían vestido al propio Jesús luego de su crucifixión.

Los expertos que analizaron el sudario afirmaron que es contemporáneo del de Jesús y que su diferencia con la "sábana santa" de Turín es tal, que al parecer, esta última "no data del siglo I".

En un estudio de ADN realizado a los restos –que increíblemente incluyen cabellos del muerto, a pesar de las condiciones climáticas en el lugar, con cierta humedad- quedó confirmado que se trató de un leproso. Esto es pues la confirmación más antigua de un caso de lepra en la zona. Sin embargo, según el examen, el hombre murió de tuberculosis.

Probablemente haya sido ésta la razón por la cual todos los llevados a la tumba familiar estaban en osarios (en los que se colocaba los restos de los huesos, un año después de la sepultura), mientras que el que padecía de lepra fue el único dejado en el sudario original. En otras palabras: contrariamente a lo acostumbrado en aquel entonces, no se abrió su tumba un año después de muerto para colocar los restos óseos en un osario, sino que se dejó al leproso en la mortaja con la que había sido envuelto al morir. Además, la entrada al hueco en el que se hallaba el hombre del sudario, estaba totalmente sellada con cintas especiales que impedían el paso, lo cual confirma lo conocido de las prácticas en aquellos tiempos, por las que se aislaba considerablemente a quienes padecían de enfermedades que afectaban seriamente su aspecto y los desfiguraba.

Y así quedó, durante siglos y siglos, hasta que en el año 2000 la cripta fue abierta por saqueadores de antigüedades, tras los cuales llegaron los arqueólogos y expertos que lograron controlar el lugar y estudiarlo en forma ordenada.

La investigación molecular de los restos hallados en la Tumba del Sudario, fue un emprendimiento conjunto de expertos de la Universidad Hebrea de Jerusalén y de colegas provenientes de Estados Unidos. Canadá y Gran Bretaña. Las excavaciones estuvieron a cargo de la Autoridad de Antiguedades de Israel y de la Universidad de Carolina del Norte.

Si bien no hay certeza respecto a la identidad del hombre del sudario, se estima que podría ser miembro de una familia de la aristocracia de Jerusalén de aquellos tiempos o inclusive un sacerdote, ya que su tumba está ubicada muy cerca de la tumba de Annás (Gran Sacerdote en el Templo Sagrado, entre los años 6-15 de nuestra era), suegro de Caifás, el alto sacerdote que traicionó a Jesús ante los romanos. El Profesor Gibson, uno de los participantes en el estudio del lugar, analizó la tumba y afirmó que desde el lugar en el que se encuentra, se vería directamente el Templo judío sagrado.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.