Tiene 70 años y se subió a una moto para ayudar a las víctimas del sismo en Italia