Opinión. La depresión y el fantasma del autoritarismo