La fuga perfecta del "Chapo": una proeza técnica a toda velocidad

Los expertos consideran que en condiciones normales una obra de ese tipo demandaría entre 18 y 24 meses; Guzmán tardó tres minutos en escapar
E. Castillo
Cristopher Sherman
(0)
16 de julio de 2015  

ALMOLOYA, México.- El más renombrado prisionero mexicano recorría su celda. Primero fue a la letrina; luego, a la ducha, y finalmente, a la cama. Cada vez que daba la vuelta a la diminuta celda, el líder narco Joaquín "el Chapo" Guzmán verificaba el piso de la ducha, oculto por una media pared. Porque incluso los criminales tienen privacidad.

En su recorrida final, Guzmán se sentó en la cama y se quitó los zapatos. Luego caminó hasta la ducha, se agachó y desapareció. Fue el comienzo de una odisea de fuga que parece de ficción. Los medios tuvieron una vista del sofisticado túnel que llevó al líder del cartel de Sinaloa rápidamente a la libertad.

Un video oficial de los últimos momentos de Guzmán en su celda le dio dimensiones reales a una hazaña de ingeniería de alta tecnología, tres pisos bajo tierra, donde los diseñadores y constructores lograron atravesar tierra y roca hasta el lugar justo en el que las cámaras de vigilancia de la celda tienen un punto ciego.

El comisionado de seguridad mexicano, Monte Alejandro Rubido, dijo que hasta el momento en que Guzmán desapareció sus recorridas por la celda se consideraban algo normal para alguien que vive en unos 5 m2, con sólo una hora de salida diaria para hacer ejercicio. Pero no había nada usual en el hecho de que levantara una plancha de cemento del piso de la ducha y bajara a un inframundo cálido y húmedo donde lo aguardaba una motocicleta atada a dos carros sobre rieles para llevárselo a toda velocidad.

Guzmán anduvo en la moto o uno de los carros 1,5 kilómetros por el túnel apenas lo suficientemente alto como para que un hombre petiso no se golpeara la cabeza. Cuando llegó al otro extremo, subió una escalera de madera a través de un pozo también encofrado en madera por donde una grúa había bajado los implementos para la construcción del túnel. Luego de trepar los 17 escalones, llegó a un pequeño sótano donde un generador de electricidad azul proveía la electricidad para iluminar el lugar y bombear oxígeno a la ruta de escape subterránea. Desde allí caminó hasta una escalera más baja y subió uno, dos, tres escalones más, hasta donde se enrarecía el aire y la temperatura caía cinco grados. Alzó la cabeza por encima del nivel del piso de tierra y trepó tres escalones más para alcanzar por fin el depósito sin terminar, construido para ocultar la operación.

Los equipos de construcción habían dejado vigas de madera de 10 centímetros por lado, rollos de tejido de acero de tres metros de alto, litros de líquido hidráulico, caños de PVC de más de tres metros y una sierra de disco eléctrica. Además, en la bodega había un par de mesas de madera improvisadas y un banco de madera, junto con estanterías con mechas de perforación, una hoja para la sierra, un tarro de cemento líquido y una botella de combustible.

Con siete pasos más, el hombre que según el gobierno de México no podría repetir su fuga de 2001 pasó una puerta de acero corrediza y salió a la fría noche en una planicie elevada. Guzmán alcanzaba la libertad luego de haber sido apresado por última vez el 22 de febrero de 2014.

Según las autoridades, "el Chapo" tardó apenas 12 segundos en salir de su celda y otros tres minutos en recorrer los 1500 metros del pasadizo, pero reconocieron que pasaron 30 minutos para que se diera la alerta sobre su escape.

El ingenio y la audacia de la maniobra dejan sin aliento. No fue ninguna improvisación. Parecería que no se reparó en gastos, aunque la prioridad fue trabajar rápidamente.

Según Jim Dinkins, ex jefe de investigaciones de seguridad interna de inmigración y aduana, un túnel tan sofisticado como éste normalmente tardaría entre 18 meses y dos años en completarse. Pero Guzmán estuvo entre rejas apenas 16 meses.

"Tratándose del jefe, probablemente la cosa fue a alta velocidad", apuntó Dinkins.

Traducción de Gabriel Zadunaisky

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?