La insólita rifa en México con la que Andrés Manuel López Obrador sorteará el lujoso avión presidencial

La idea de sortear el avión despertó el ingenio de cientos de internautas, que soñaban con cómo sería tener un avión en su casa
La idea de sortear el avión despertó el ingenio de cientos de internautas, que soñaban con cómo sería tener un avión en su casa Crédito: Gobierno de México
(0)
8 de febrero de 2020  • 08:59

Finalmente, sí habrá rifa.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, aclaró ayer una de las incógnitas que más curiosidad había despertado en los últimos meses: qué hacer con el lujoso avión utilizado por su predecesor, Enrique Peña Nieto.

Tras más de un año estacionado en un hangar de California y sin encontrar comprador, López Obrador planteó varias opciones para desprenderse de este Boeing 787-8 que costó US$218 millones cuando fue comprado en 2012.

Sin embargo, fue la insólita opción de organizar una rifa la que dio más que hablar entre la población y generó multitud de bromas y memes en redes sociales. Ayer, el mandatario confirmó que habrá rifa, aunque el ganador no se llevará realmente el avión a su casa.

¿Qué se sorteará entonces?

En el sorteo que se celebrará el próximo 15 de septiembre no se pondrá en juego el polémico avión, sino premios por valor del costo de la aeronave, que en la actualidad asciende a unos US$130 millones.

De hecho, el avión -que regresará en abril a México- seguirá estando en venta mientras permanece resguardado por la Fuerza Aérea hasta el año 2022, período en el que también estará disponible para ser rentado.

"Todo esto lo estamos haciendo para no rematarlo, para no tener prisa. El avión sigue en venta. Pero al mismo tiempo, se resuelve el problema porque se pagan los premios, lo que se obtenga de la rifa es para los hospitales y el avión tiene dos años de mantenimiento hasta que se venda", resumió López Obrador.

El presidente mexicano describió el avión como un símbolo de exceso gubernamental
El presidente mexicano describió el avión como un símbolo de exceso gubernamental Crédito: Gobierno de México

En total, se pondrán a disposición del público seis millones de boletos a un precio de 500 pesos (US$26) por "cachito", como los denominó el presidente.

A cambio, se pondrán en juego 100 premios de $20 millones cada uno (US$1,06 millones).

De venderse todos los billetes, el gobierno recaudaría unos US$160 millones. El precio del avión (US$130 millones) sería destinado a comprar equipos médicos para hospitales, dijo López Obrador. El resto se usaría para mantener el avión en un hangar hasta la venta.

¿Quién pagará los premios?

La pregunta es de dónde saldrá el dinero de los premios para que la rifa sea beneficiosa para el gobierno mexicano.

López Obrador anunció que los US$106 millones serán aportados por el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, una institución pública que se dedica a subastar bienes confiscados en operaciones contra la delincuencia y la corrupción.

El presidente dijo que, aunque el objetivo final es vender el avión, ya hay una empresa interesada en rentarlo durante un año, lo que ayudaría a ahorrar más costos.

López Obrador se mostró confiado en que los beneficios por la futura venta de la aeronave puedan sumarse para comprar equipo para hospitales públicos a lo obtenido con la rifa, que aún será insuficiente según sus cálculos.

El avión presidencial cuenta con una elegante sala de juntas y una habitación de descanso
El avión presidencial cuenta con una elegante sala de juntas y una habitación de descanso Crédito: Gobierno de México

"Necesitamos para mejorar los centros de salud y los hospitales públicos como 10.000 millones (de pesos) y lo que se va a obtener en la rifa son 2500. Estamos pensando que al venderse el avión se agrega, y desde luego tenemos que conseguir (más recursos) para que no falten los equipos médicos porque dejaron [el sistema de salud] en completo deterioro", agregó.

Desprenderse del avión presidencial fue una de las principales promesas de el presidente, quien viaja en vuelos comerciales como "parte del plan de austeridad".

Pese a que algunos criticaron su iniciativa por considerar que el presidente de México requiere desplazarse con seguridad, López Obrador dijo que viajar en un avión así "es un insulto" en un país donde más de la mitad de la población vive en pobreza.

El avión presidencial fue modificado para incluir lujosos detalles, como una recámara, baño con acabados de mármol, cocina y amplios asientos de piel, entre muchos otros.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.