Negociaciones. La letra chica demora el acuerdo con Irán