La nueva propuesta de May para el Brexit sumó rechazos y deserciones

La cuarta versión del acuerdo de salida de la UE volvió a decepcionar; renunció una ministra clave
La cuarta versión del acuerdo de salida de la UE volvió a decepcionar; renunció una ministra clave Fuente: AFP - Crédito: Archivo
(0)
23 de mayo de 2019  

LONDRES.- La última apuesta de la primera ministra británica, Theresa May , para dar con una solución satisfactoria al Brexit se vio frustrada ayer cuando se multiplicaron las voces en contra de su cuarta propuesta, presentada anteayer, y con la dimisión de una ministra clave, convencida de que el gobierno no podrá sacar el acuerdo adelante.

Tanto legisladores laboristas como conservadores criticaron el proyecto que presentó anteayer sobre la ley de acuerdo de retiro, o WAB, que implementa los términos de la salida de Gran Bretaña del mayor bloque comercial del mundo.

Esta última oferta de acuerdo de May se quedó corta por todos lados. Irritó a los que se oponen a un segundo referéndum relativo al Brexit, como sugiere el texto. Y tampoco fue suficiente para los que quieren otra oportunidad de detener la salida de la UE, ya que la consulta solo sería para ratificar o rechazar el texto que los legisladores votarán a principios de junio.

La gota que colmó el vaso de una jornada llena de reveses para May fue la renuncia de la ministra encargada de relaciones con el Parlamento, Andrea Leadsom, que anunció su salida alegando que perdió la confianza en que el gobierno pueda cumplir con la promesa de sacar a Gran Bretaña de la UE. "Dejé de creer que nuestra estrategia cumpla con los resultados del referéndum [de junio 2016]" que aprobó el Brexit, anunció en un comunicado.

Con la salida de Leadsom comenzaron a cumplirse las versiones que circulaban desde temprano en el Parlamento de que ministros del propio gabinete de May se volvieran en su contra y terminaran de socavar la escasa base de sustentación que conservaba la premier después de las repetidas frustraciones en torno al Brexit desde el año pasado.

May había sufrido numerosas dimisiones estos últimos meses dentro de su gobierno debido a las divergencias sobre la salida de Gran Bretaña de la UE. Pero Leadsom dijo que había permanecido en el gabinete para "luchar por el Brexit".

"Hubo compromisos desagradables a lo largo de todo el camino, pero tuvo mi decidido apoyo y mi lealtad", escribió en su carta de renuncia a la jefa del gobierno.

Leadsom, que ambiciona presentar su candidatura a la sucesión de May como líder conservadora, podría verse secundada en las próximas horas por otros ministros partidarios del Brexit "duro", según adelantos de la prensa británica.

Algunos promovían con fuerza la salida inmediata de May. "Hay una última oportunidad de hacerlo bien y salir de una manera ordenada. Pero ahora es el momento en que la primera ministra Theresa May debe irse y sin demora", escribió en el Financial Times el legislador conservador Tom Tugendhat, presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento.

El punto muerto en Londres supone que no está claro cómo ni cuándo abandonará Gran Bretaña el club europeo al que se unió en 1973, ni incluso si finalmente llegará a hacerlo. La actual fecha límite para su salida es el 31 de octubre.

A pesar de las críticas, y con todo en contra, May se mantuvo firme durante más de dos horas de preguntas en el Parlamento, instando a los legisladores a respaldar el proyecto de ley y luego darles la oportunidad de realizar cambios, para que puedan tener más control sobre el aspecto final del Brexit.

"Con el tiempo, otro primer ministro estará en este lugar", dijo May, reconociendo que su liderazgo estaba llegando a su fin. "Pero mientras esté aquí, tengo el deber de ser clara con la Cámara de los Comunes sobre los hechos. Si vamos a tener un Brexit en este Parlamento tendremos que aprobar la ley de acuerdo de retiro", dijo.

"La oportunidad que ofrece el Brexit es demasiado grande y las consecuencias de su fracaso demasiado graves para arriesgarse a más retrasos", dijo a los diputados en la antesala de unas elecciones europeas que hasta hace muy poco nadie en Gran Bretaña pensaba celebrar casi tres años después del referéndum de 2016, cuando el 52% de los británicos votó por abandonar sin más demora el bloque al que pertenecían desde 1973.

"Rechácenlo y todo lo que tendremos ante nosotros será división y estancamiento", dijo además la premier, que había prometido dejar el cargo para principios de junio, una fecha que ahora sus detractores ven como demasiado lejana y quieren acelerar para esta semana.

Pese a las presiones para que renunciara ayer mismo, los medios británicos señalaron que ese eventual alejamiento se pospuso al menos hasta mañana, según fuentes de Downing Street.

Gran Bretaña debería haber abandonado la UE el 29 de marzo. Pero el Parlamento rechazó estrepitosamente tres veces el Tratado de Retirada que May firmó en noviembre con Bruselas, lo que empujó a la primera ministra a aceptar un aplazamiento "flexible" del Brexit: hasta el 31 de octubre, aunque el país puede salir antes si halla una solución al bloqueo.

Agencias AFP, ANSA y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.