Los universitarios chilenos viven su propia campaña electoral y sueñan con educación gratuita