Opinión. Mandela, el líder sin fisuras