"Marcola", el prisionero que logró poner de rodillas a toda una ciudad