Moon Jae-in, el obstinado pacificador de las dos Coreas