El Papa Francisco se refirió a los ancianos como un tesoro para la sociedad