Sangriento ataque en pleno Jerusalén

Un terrorista abrió fuego e hirió a unas 35 personas antes de ser abatido; Hamas declaró una "guerra total" contra Israel El atentado fue revindicado por las Brigadas Al-Aqsa, un grupo cercano a Arafat El ejército israelí mató a cuatro militantes de Hamas en una operación militar
Un terrorista abrió fuego e hirió a unas 35 personas antes de ser abatido; Hamas declaró una "guerra total" contra Israel El atentado fue revindicado por las Brigadas Al-Aqsa, un grupo cercano a Arafat El ejército israelí mató a cuatro militantes de Hamas en una operación militar
(0)
23 de enero de 2002  

JERUSALEN.- En una dramática escalada de la violencia en Medio Oriente, al menos 35 personas resultaron heridas ayer cuando un palestino armado abrió fuego y disparó de manera indiscriminada en una concurrida calle del centro de Jerusalén antes de ser abatido por la policía. El sangriento ataque, que abre la posibilidad de una represalia israelí, tuvo lugar horas después de que la organización terrorista Hamas declarara una "feroz guerra" contra Israel en respuesta a la muerte de cuatro militantes del grupo extremista en Cisjordania.

El ataque en Jerusalén, sin embargo, fue revindicado poco después por las Brigadas Al-Aqsa, una milicia vinculada con Al Fatah, el movimiento del líder de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yasser Arafat.

Tras el atentado, el gobierno israelí no dudó en advertir sobre una inminente represalia, a la vez que responsabilizó directamente a Arafat, a quien tropas del ejército tienen bajo virtual arresto domiciliario en Ramallah. "Desde luego, se puede esperar una reacción israelí", dijo el vocero del gobierno, Avi Pazner. "Israel hizo muy poco hasta ahora. Aparentemente, el remedio no fue lo bastante efectivo y se necesita una reacción fuerte."

El ataque, que duró unos diez minutos según testigos, tuvo lugar en la transitada calle Jaffa, cerca del mediodía local, cuando un palestino armado con una ametralladora repentinamente abrió fuego contra los peatones frente a la perfumería Beauty Star. Muy cerca de allí se encuentra la pizzería Sbarro, donde el 9 de agosto pasado un atacante suicida provocó la muerte de 15 israelíes.

Según los testigos, policías que se encontraban cerca del lugar acudieron de inmediato y dispararon hasta abatir al atacante palestino mientras éste intentaba huir. Al poco rato llegaron también numerosas ambulancias para socorrer a los heridos, al menos cinco de ellos de gravedad.

Mediante un comunicado, las Brigadas Al-Aqsa, brazo armado de Al Fatah, informaron que el ataque en Jerusalén se produjo en venganza por la muerte, la semana pasada, de uno de sus jefes en Cisjordania, Raed al-Karmi, en el marco de la política israelí de "asesinatos selectivos". Por su parte, la cadena árabe Al-Jazeera indicó que el nombre del atacante era Said Ramadan, originario de Nablus.

El grupo Hamas había anunciado previamente una "guerra total" contra Israel para vengar la muerte de cuatro de sus militantes en una operación militar realizada horas antes del ataque cerca de la ciudad de Nablus, en Cisjordania.

"Esta masacre (en Nablus) abrirá ampliamente la puerta a una feroz guerra que llegará a todos los grupos sionistas en todas partes, usando todos los métodos", dijo Hamas.

La declaración puso en claro que el grupo extremista considera terminada una tregua decretada a instancias de Arafat, mientras que el incremento de la violencia y las amenazas de represalias de ambas partes asestaron un duro revés a los esfuerzos de Estados Unidos por poner fin a casi 16 meses de enfrentamientos armados.

La acción israelí en Nablus y el posterior tiroteo en la calle Jaffa se produjeron cinco días después que un palestino armado mató a seis personas en una fiesta en la norteña ciudad israelí de Hadera.

El ejército israelí señaló que la operación en Nablus fue en represalia por el ataque en Hadera, y que los militantes de Hamas fueron abatidos durante una redada tras el descubrimiento de un laboratorio de bombas.

Movilización general

El ejército israelí, que previamente había puesto fin a la ocupación de Tulkarem, en Cisjordania, añadió que los militantes de Hamas murieron en un enfrentamiento armado, pero el gobernador local afirmó que fueron asesinados a sangre fría en sus camas.

Ayer, además, casi la totalidad de los movimientos palestinos llamaron a una "movilización general" frente a las incursiones israelíes llevadas a cabo desde hace unos días en ciudades autónomas de Cisjordania.

"Pedimos a todas las fuerzas de seguridad, a los héroes de la intifada y a nuestro pueblo entero que se movilice para enfrentar la invasión sionista", indicó en un comunicado una coalición de grupos islámicos integrada entre otros por Al-Fatah, Hamas y la Jihad Islámica. La coalición pidió a la población que "se una a los comités de intifada para enfrentarse a la invasión sionista y al bloqueo".

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.